Ir al contenido principal

PREGUNTAS FRECUENTES

 

PREGUNTAS Y DUDAS FRECUENTES ANTES DE RESTAURAR UNA OBRA DE ARTE, OBJETO DE COLECCIÓN O PIEZA ANTIGUA.


- ¿CUÁNDO DEBERÍA LLEVAR MI OBRA A RESTAURAR?.

Cuando la pieza presente pérdidas, presencia de moho, una tonalidad parduzca generalizada, colores sin luz, lagunas, signos de carcoma, daños estructurales o rotos, para evitar así las restauraciones de urgencia o drásticas en las que se pone en peligro la propia supervivencia de la obra, y que además resultan más costosas.

La primera consulta es gratuita.
Te hacemos una valoración previa del estado y te orientamos de los posibles tratamientos necesarios.

- MI PIEZA NO ES SUFICIENTEMENTE VALIOSA PARA RESTAURARLA.

Una obra de arte es valiosa por la historia que hay detrás. Las obras no sólo tienen valor monetario, sino también un valor sentimental y personal irreemplazable. Las obras anónimas merecen el mismo respeto y cuidado. 

- NO SÉ SI MERECE LA PENA, ¿QUEDARÁ BIEN?.

Las obras siempre mejoran estéticamente, y en la mayoría de los casos el resultado sorprende y sobrepasa las expectativas. Los barnices oscurecidos, repintes e intervenciones anteriores, en muchos casos, impiden ver el esplendor y frescura de su colorido original. Así mismo daños y faltantes desvirtúan la visión general. Aquí puedes ver ejemplos del antes y después de algunos de los trabajos realizados, junto al proceso de intervención.

- ¿SE NOTARÁ DEMASIADO EL CAMBIO QUE NI LA RECONOZCA?.

En todo momento estarás informado de los tratamientos necesarios, del proceso de intervención, y si en algún momento surge algo que pueda afectar a la estético de la obra siempre se consultará antes. El cliente participa en el proceso de toma de decisiones. 

Nuestro criterio: Restaurar no es “dejar como nuevo”. Limitamos toda intervención al mínimo indispensable, respetando su carácter del original. Los materiales empleados son siempre reversibles, compatibles y afines con los materiales originales. 

Puedes consultar aquí nuestra metodología y pautas de actuación.

- LA RESTAURACIÓN ME SALDRÁ MUY CARA.

El precio depende del estado en que se encuentre la obra, del tamaño y del nivel de intervención que quiera realizar. Te asesoramos sobre cuál es el mejor tratamiento y las opciones posibles según cada caso particular.

Ten en cuenta que:

  • Todo nuestro trabajo es manual y eso lleva más tiempo.
  • Un profesional dedica sus conocimientos y atención plena para garantizar la perdurabilidad en el tiempo
  • Una mala restauración no tiene vuelta atrás, puede destrozar la obra para siempre. 
  • Restaurar no es un gasto, es una INVERSIÓN.
- ¿EL PRESUPUESTO ME OBLIGA A REALIZAR LA RESTAURACIÓN?. 

No. El presupuesto es sin compromiso.

- ¿CUÁNTO TIEMPO TARDA UNA RESTAURACIÓN?.

El tiempo necesario está en función de la técnica con la que está hecha cada obra, del tamaño, del estado de conservación y del grado de intervención. Hay que tener en cuenta que algunas de las fases necesitan tiempo de reposo-secado.

El cliente será informado en todo momento, dentro del presupuesto se incluirá, junto a la propuesta de intervención, el tiempo previsto para su realización, sujeto éste a imprevistos que puedan surgir una vez comenzada la restauración.

- ¿TENDRÉ QUE VOLVER A RESTAURARLA EN UNOS AÑOS?.

No, siempre que se mantenga la pieza en condiciones optimas y al resguardo de accidentes. Recuerda que las obras son materia viva, los materiales envejecen tanto por el paso del tiempo como por las condiciones ambientales de conservación

Es cierto que no sufre lo mismo un cuadro expuesto en un museo bajo estrictos controles de humedad, temperatura... que en una casa particular donde los parámetros fluctúan.

Lo más importante es prevenir a través de la conservación preventiva y las correctas pautas de mantenimiento, limpieza y almacenaje.



¿RESTAURAR O NO RESTAURAR?

La respuesta, si queremos conservar una obra cuantos más años mejor, debe ser siempre sí.

             


En definitiva, con una buena restauración consigues:
  • Aportar valor a la obra porque le devuelve su aspecto original. No es la compra de un servicio, es una inversión en un activo cultural que durará por generaciones. Restaurar para multiplicar el valor de las piezas.
  • Permitir que hijos y herederos sigan disfrutando de las obras. Muchas veces el valor no es material, sino un valor sentimental y espirituales que forma parte de la identidad de una familia o comunidad.

  • Con una buena restauración se puede hacer negocio, si adquiere un objeto de colección deteriorado y le devuelve su esplendor, con el objetivo de venderlo de nuevo. 
  • En algunos casos incluso, oculta tras una densa capa de suciedad o repintes puede aparecer la firma del autor, lo que revaloriza la obra en el mercado del arte. 


Contacta sin compromiso para cualquier duda o consulta que tengas.